Cuando laboralmente nos rompen el corazón

La vida esta llena de romance, como lo remacha el zorrillo Pepe le Pew. Y más que romance o el esquivo amor, lo que redunda es la ilusión, el sueño ilusorio que choca y choca contra la pared de la cruda realidad.

Pero no solo de este tipo de romances se rompen los corazones inocentes o un corazón se rompe únicamente con el amor no correspondido; hay otros rompecorazones y otros amores. Entonces definiríamos que así como hay amores eros, filios y agapes, igualmente hay amores laborium.

Prosigo en mi teoría…

Así que así como hay amores de fin de siglo o de principio de siglo, amores de telenovelas o de cuentos de hadas, los amores laborium, en principio son muy escasos, son el amor shakespeare del mundo laboral y así como el primer amor, posiblemente solo ocurra una sola vez en la vida.

Definido este amor tan particular, el cual muchas veces te lo habías sufrido como un vallenato de Diomedes y en donde te respondas con un “Ahhhh, tiene razón, eso me acuerda cuando como quería trabajar en_____” Te das cuenta que ese amor o ese tipo de trabajo utópico y etéreo casi siempre es el más difícil de conseguir.

En fin creemos en el amor, en finales felices, en el sueño venezolano y con esos antecedentes caemos y si, nos rompen el corazón. Y todo sucede cuando ese trabajo soñado o esa empresa maravillosa por fin nos llama en uno de sus tantos inquisitivos procesos de reclutamiento, cuando asistimos como niños inocentes a cazar recaudos y a sobornar empleados públicos para agilizar tramites, a escarbar en nuestros arboles genealógicos en búsqueda de algún familiar en quinto de consanguinidad que sea algún funcionario publico para que nos facilite algún documento legal; cuando hipotecamos el LCD con el usurero de la esquina para pagar los taxis y los frescos de los funcionarios públicos. No importa, las trabas, los retrasos, las injusticias, el éxito y la fortuna nos esperan, los 180 días de utilidades y 90 días de vacaciones, la caja de ahorro, el HCM para los viejos, por fin se va la pava macha desempleada.

Hasta que pasan 15 largos días y te das cuenta que ya ese proceso de selección se quedó en papeles y amarga derrota. “No puede ser” te repites y es allí en donde te prometes y recuerdas a ese gran compositor que regaló a la cultura pop de latinoamerica esta frase: “No me vuelvo a enamorar”

Peligros de quedar desempleado

Si no tienes que mantener a dos (02) suegras y los cuñados y equivocadamente te tomas unos días para buscar otro empleo, podrías caer en al menos dos (02) grandes peligros que harían mella en muchos ámbitos de tu existencia. Y no es exageración, estaremos hablando de dos (02) síntomas o males psicosomáticos que implosionarían tu vida más allá del ámbito laboral. Y vamos a identificarlos por que los llamados expertos y los grandes libros de textos especializados no alumbran nada acerca de estos interesantes temas del comportamiento organizacional.

En primer lugar:

Flojera o Flojera desempleada: La línea entre el flojo y el desempleado es muy delgada, porque se puede ser flojo y desempleado o ser flojo y estar trabajando, como también hay desempleados que no son flojos; el concepto a definir aquí es el desempleado que cayó en las mieles de la flojera.

Padecer de esta flojera así como cualquier otra tiene los mismos síntomas; es como tener una fiebre de pollo, te duelen los huesos, espasmos musculares, dolores en la parte de la espalda, debilidad general, sin fuerzas y sin ganas de hacer absolutamente nada. Se puede resumir que el flojo es una especie de hipocondríaco lite; tiene algo, se la bajaron las defensas y no tiene dinero para comprar las vitaminas.

Pero cuáles son los peligros de esta particular tipo de flojera y en que afecta tu vida laboral; el flojo desempleado cada día va enterrarse en esta condición y el mismo conspirará para no encontrar un empleo, por qué haría eso; cuando los casos son crónicos, es porque adora acostarse tarde pararse tarde, chulearse a todo el mundo y ante estos grandes beneficios para que se molestaría en volver a calarse todos los males de estar empleado; cumplir estúpidas reglas y normas empresariales, cumplir engorrosos procedimientos, levantarse de madrugada, jefes tiranos, etc, etc, etc.

Seguidamente.

La Depresión Laboral: Aunque este es un tema recurrente en mis anteriores escritos, debido a que estaba sumergido en el mismo, vamos a reseñarlo nuevamente.

El desempleado que ha llegado a este nivel o ya está lidiando con los embates de este fenómeno, es porque tiene un largo tiempo de paro como le dicen en España; seguramente meses de espera, de largas caminatas por oficinas y talleres introduciendo currículum, portazos en la cara de que sin experiencia ni te atrevas a venir por aquí, de tu actitud no me cuadra para este cargo, etc, etc. Así que todo este cuadro patético, de impotencia por resolver necesidades económicas, sociales, emocionales, sexuales y pare de contar; el desempleado cae en este pozo de desesperación, de dolor emocional, de corta venas; en el que te cuestionas, la carrera universitaria, las decisiones que hiciste en el último empleo, el tiempo perdido en la universidad y es entonces en donde florecen los conflictos existenciales, te vuelves ateo empedernido y demás locuras que llevarían a encubar o a un terrorista laboral o un temible psicópata que también puede ser laboral. Tremendismos aparte, los cuales serían los extremos; el que padece dicho mal o el pobre diablo que se encuentra sin nada que hacer, barbudo, todo el día viendo venevisión, sufre casi como precious, de una agonía, angustia, impotencia y de todo ese paquete de dolores emocionales.

En fin, un dolor agudo que rebaja tu valía y tus acciones personales, a centavos o que es lo mismo, a devaluados bolívares fuertes. Es entonces que si padecemos algo similar es que que nos vemos obligados a aceptar cualquier mocha oferta laboral, con tal de escapar del mismo como despavoridos.
En conclusión, si estas desempleado es necesario que continúes buscando empleo, no vayas a caer en ninguno de estos males aquí reseñados.

Así que Empleo, Quincena o Muerte Cobraremos

OPERACIÓN VALKIRIA LABORAL

Así como hubo valientes en la Alemania nazi, igualmente hace falta valientes en un ambiente laboral. En estos días comentando sobre esto con un compañero de trabajo, llegamos a la conclusión de que se debería  hacer algo similar en la oficina. A partir de allí se me ocurrió la idea de escribir esto en este descuidado blog laboral de comedia, el cual si sigo este camino, capaz me lo expropie algún guerrillero comunicacional candanguero.

En un ambiente laboral, generalmente es una ilustración de la palabra estrés; un rollo aquí, un drama allá, otro chisme que explotó por donde no debía; subordinados rebeldes, superiores insoportables; pero más que todo casi siempre hay un elemento más perturbador que todos los nombrados, en donde ilustraremos el chiste de las partes del cuerpo que querían ser jefes y en donde se impuso–lo diré con palabras guayanesas para ser más eufemísticamente correcto–La Guate.

Porque podrán existir muchas cosas buenas en un ambiente laboral, los colirios para las chicas, los culitos hot para los panas, los resuelve o las sopitas de los mecachifles laborales. Pero un Jefe o Jefa al mejor estilo de un dictador de la Segunda Guerra Mundial es un personaje casi fijo en la fauna laboral. No se, son necesarios; son como un equilibrio para los masoquistas, o es que no siempre puede ser paz y amor porque sería aburrido; siempre debe de haber un elemento perturbante estresador jodedor que te mata la sonrisa mañanera del lunes, que te quiere amargar tu existencia utópica laboral en la que quieres olvidar los peos en casa, los chamo, el flojo del marido o la cuaima terminator; en donde te quieren censurar tus risas y chistes con los compañeros de trabajo o los conatos de echar perros o como dicen en las películas: ligar con los compañeros (a) de trabajo.

Ante esta realidad, se hace necesario empezar un movimiento o una operación valkiria dentro de nuestras oficinas de trabajo. No es necesario ir a buscar un campamento guerrillero para comprar algo de C-4 o contratar a Chuck Norris para que haga el trabajo sucio; en todo caso en estos tiempos compulsivos del socialismo del siglo XXI no creo que existan kamikases o pendejos idealistas en esta Venezuela capitalista y pitiyanki que se atrevan a tanto, aquí lo que hace falta es ganar para la causa a una de esas ingeniosas y maliciosas mujeres que se le ocurren la mínima maldad y montarle una guerra fría o una guerra psicológica que lo lleve por lo mínimo a renunciar porque cambiar sería como difícil o peligroso por si después se vengan.

Atención no quisiera que algún funcionario del CICPC me detengan por subversivo laboral o por delitos a la apología al terrorismo laboral, pero se necesita una acción contundente contra estos abusadorcitos de los jefes tiranos.

Hay que darles un parao señores. Por qué seguro que tu también te quieres montar tu operación valkiria en tu oficina y volarte por los cielos y no hablando literalmente a ese jefesito, a ese sapito de turno o a ese compañero molestoso, je, je; seguro que sí.

OPERACIÓN VALKIRIA LABORAL YA

 

 

Community, comedia del Año

Vamos a hacer un poquito de ruido por aquí para esta excelente comedia, porque parece que las audiencias,ese monstruo televisivo solo tiene ojitos para “como conocí a vuestra madre” y  “The big bang theory”

En sus 24 capítulos emitidos ya en USA y en su primera tanda, ha dado muy buenas impresiones.

Pasemos pues a hablar más de la misma…

La historia de un grupo de perdedores que se vieron en la necesidad de juntarse para ser más llevadero ese propósito de poder graduarse una vez por todas, reúne a un grupo muy heterogéneo entre si; en el cual cada personaje luego de ser bien creíbles son bien locos para sacarte más de una carcajada. Y lo más destacable son las parodias y el mundo particular de  Abed en donde todo gira entorno a las series. Pero para no hablar mucho, mejor dar un vistazo a estos dos cortos

Entre todas las joyas de capitulo hay dos, el primero, fue el especial de Halloween, en donde nuestro amigo Abed parodia a lo grande al Batman de The dark night

Y el Nº 23, llamado Modern Warfare…insuperable

En Venezuela y latinoamericana la transmite El Canal Sony, así que si no le has dado una oportunidad, dásela. Porque de todas las comedias estrenadas este año en el imperio, esta es la mejor, al lado por supuesto de Modern Family con la gran y mamasita de Sofía Vergara con ese cabello negro que si le cae bien mejor que el rubio.

Mercachifles Laborales

Los hay en todo trabajo, nos persiguen, desangran nuestro vapuleados sueldos, son peores que la inflación, sí esos son los mercachifles laborales: compañeros de trabajo que tienen la astucia de hacerse otro sueldo mas a costilla nuestra, de montarnos una de terror mediático de que si no le compramos somos unos manitos de caimán, pichirres, peseteros y toda esa fauna de seres tacaños.

vendedoras

Así que también tienes que dejar después de la comida, el desayuno en el puesto de empanada, el pasaje, el fiado de la bodega, la rifa de la tía, el peaje para los panas del barrio, unos 15% de tu suelducho para comprar todo de lo que te imponen en el trabajo. Ropa, zapatos, tortas, dulces, colonias, chaquetas, hallacas, etc, etc, etc.

Y hablando de hayacas, parece como si fuera una feria de las mismas, por que más de uno la venden, hombres y mujeres por igual. Y bastante malas por cierto, en donde tienes que decir que están buenas, pero ninguna como la que hace tu mamá, o sea le estás diciendo que esa es un bodrio de hayaca.

Así es la cosa y peor es cuando es tu jefe es el que vende, tienen que comprarle todos o si no considerate un pre-botado, un cuasi maldito digno de una lista de tascón.

Pero la peor parte o no se si lo disfrutan son las mujeres, tienen de todo para vender, en donde casi todo lo que se vende es para ellas, y no solo son productos, bisuterías y demás, sino también se incluyen servicios; hacerse las uñas, secarse el cabello, tatuarse las cejas y todo lo demás que hacen para mantenerse bellas.

Y los hombres que hacemos, tener de 4 a 5 colonias, 3 after shave, 6 desodorantes. Eso es lo que podemos comprar al menos que sean unos metro-sexuales.

colonias1

Tampoco es que se va a poner uno en una actitud de no me interesa comprar nada, ya yo tengo, por que te sometes a un ostracismo laboral y en esas condiciones sería fatal trabajar, que todos te tengan como el ermitaño de la oficina. Así que si no compras no socializas, economía Vs sociología, quien se impone, así tengas que pagar un 50% más por una colonia que viste en la tienda de cosmeticos, con tal de no tener un enemigo en la oficina, el cual es mujer, no es recomendable.

Pero cual sería la solución, montar nuestro tarantantin laboral también, buscar que no ofrecen los demás para yo ganarme ese mercado cautivo; vender cuando halla cosecha de mamones, cigüelas, jobo la india; preparar leche e’ burra, vino e’ consonera, chicha de ocumo, hayaca de iguanas con huevos y todo.

Hay que ganarles en su terreno, y que no se atrevan a no comprarte, lo sentencias que “el que vende también tiene que comprar”, allí lo tachas y no le compras más y así te lo sacas de encima. Sometes a toda la oficina, a almorzar los platos más exóticos y excéntricos; mato de agua, araguato, oso palmero, cachicamo.

A comprar se ha dicho señores

UN DÍA DE SALARIO PARA LA REVOLUCIÓN

Pobres empleados públicos, otro tortura más para humillarlos  y restregarles en la cara que deben de demostrar una vez más la total y rendida genuflexión  a este Papá Gobierno.

Quién será que inventará estas vainas, será el superministro Ramirez.

Ya me imaginría yo, haciendo todo un acto fariseico para que vieran que si estoy con esta revolución. Pero ¿cuanto daría? Ese es otro peo, si doy poquito demuestro que soy un pichirre ratón desestabilizador, golpista y agente de la CIA y si doy más o menos, aunque me congracio con los espías internos del gobierno, me levantan tremendo informe y me ponen en las listas de los “fieles al proceso”, inamovible en el cargo y candidato a ascenso; me da dolor darle ese realero a no se quién que agarrará esos reales para mandar a sus hijos a DIsneyworld.

Pero la cuestión no es juego, ni tampoco el post de un despechado desempleado, no, los empleados públicos tienen que tener ojo pelao, por que esta es otra lista más para medir su fidelidad al gobierno, comparable a lista tascón y a los inscritos al PUS; así que si no has donado tu diita de sueldo, a coger la colita y bajarte con al menos una semanita para que estes en la buena y no te molesten hasta que inventen su otra listica para medir la fidelidad.

En otros paises les preocupan el acoso sexual y andan en una eterna paranoia laboral, midiendo sus palabras y controlando cuando se te agua el ojo cuando pasan esas kenal gotas, se dan un saludo seco, nada de besitos, con el miedo que alguna loca obsesiva te meta una demanda por que la llenastes de saliva cuando la saludabas con un beso. En Venezuela es un eterno piropeo, de hombres y mujeres por igual, de chistes de viagra y de quien se le moja la canoa. Pero tenemos otro acoso, el político. Ese si es peligroso, por que tiene repercusiones laborales graves. Ayyy si te pones a definirte escualido en una empresa del estado, mejor es que te hubieras amarrado una piedra de molino al cuello y te lanzaras del caroní. Ayy papaito, muchas son las historias de pendejos idealistas que se pusieron a opinar y lo despacharon palca; el remedio es aguantarse sus opiniones para decirselas a tu mujer o a tu perro de compañia.

Así que antes estos nóveles ejemplos de fidelización gubernamental partidista revolucionaria y bolivariana misma, parace que no hay más remedio que rendirse  e ir anotándose a cuanto invento saquen en los laboratorios de PDVSA y el PUS y dejar las ganas de quejarse a nosotros los no afortunados, los desempleados. Aunque viendolo bien deberíamos los desempleados también reunir con los churupitos que nos da la abuelita por comprarle el yannaté en farmatodo y el tabaco de mastica al tío abuelo, una fuerzita allí para irla a donar a la revolución, de repente nos anotan en una lista mágica y nos llamen algún día de PDVSA. Es posible.

Bueno mis panas, a donarle un día de sueldo a la revolución, pa’ donde vamos a cogé con esta pata hinchá, PAPÁ GOBIERNO es todopoderoso, el dueño de la chequera loca, en donde todos los días piensa que empresa nacionalizar,a sí que hasta esa fabrica de  sardinas en latas en la que trabajas la pueden llegar comprar para vender sardinas a precios solidarios y populares. Así solo espera ese día en el que te convertirás en otro empleado público sometido a cualquier instrumeto de fidelización revolucionaria. Pero no todo es malo, si eres empleado público, puedes gozar del plan empleado público de movilnet, ¡¡¡estaaaá Fiiino!!!!!!

LOS PSICOLOGOS

Ahh, estos flamantes científicos de las ciencias de la conducta humana, casi tan perfectos y sabios como el mismísimo DIos, capaces de entrever que existe en tu psique más oscura, urgar tu pasado y preveer tu futuro; que creen tener la suficiente capacidad moral de juzgar tus actos; casi perfectos y superiores y  que consideran tener autoridad para decir la última palabra de si eres acto para un empleo o no.

Son de temer, no es ninguna clase de paranoia laboral. Los temibles psicologos creen que todo el mundo padece de algún trauma psicológico o trastorno o de alguna patología sexual o sea algún tipo de ninfomanía mezclado con necrofilia y zoofilia; todos somos alguna clase de fenómeno, aberrado o pendejito social; nadie es normal para ellos, todos somos cuestionables menos ellos, porque ellos son los psicologos los semidioses de la postmodernidad.

Perdone los amigos psicologos, pero es que cuando vamos a una entrevista con ustedes nos  ponen una cara de director, para ver si uno afloja y deja entrever alguna fisura, si asomamos alguna rendijita para que ustedes comienzen con sus analisis pseudocientíficos. Y con esa actitud de regodeo, de egocentrismo académico como si uno no fuera profesional también y vio sus tres materias de psicología para comprender un poco de su mundo, pretenden patear con su carota de sargentones, mandandole a uno a pintar casitas y de allí sacar que no somos actos para tal empleo.

Pretenden estudiar la psique humana, no siendo empaticos, humanos. No. no, si no hacen así no son objetivos, si así son los mas subjetivos.

Bueno no voy armar una cruzada contra estos profesionales, pero si dejar claro que en la jauría laboral, plagado de sindicalistas, jaja-jala, sapos, envidiosos, existen estos personajes; peligrosos, porque consideran a todos como anormales, raros y peligrosos; en los cuales está la potestad de darnos ese cargo deseado y muchas serán las historias en que por culpa de un pinche psicologo se haya perdido de conseguir un empleo.

Así que mis hermanos, tenemos que jugarles vivo y medio y ganarles en esas pruebas, porque la psicología no es una ciencia exacta.

ESPERANDO LA LLAMADA MILLONARIA

Pasan los días, las semanas, que luego se convierten en desesperantes meses y que finalmente serán frustantes años, y nada de la llamada millonaria. Estamos como “el coronel no tiene quien le escriba” esperando añacatales por esa famosa llamada. En donde cada vez que suena nuestro celular miramos con desesperación de que número nos llaman, y cuando vemos “mamá” decimos que “querrá ahora” seguro para que le cobre un cheque en el banfoandes.

Se anda en esa zozobra de no dejar el celular cuando salimos a la calle y en casa cargamos ese aparato como si fuera un escapulario y no es porque nos puede llamar la jeva, sino que por mala suerte precisamente llaman el día que lo dejamos en el baño y andabamos limpiando el fondo.

También optamos por poner alrededor de 100 números de celulares en el curriculum, por si las líneas se empatan y no constesta el nuestro, puedan llamar al menos a la bisabuela.

Esa llamada millonaria, es esa la que nos va a sacar las patas del barro, las que no va sacar del barrio, las que nos va a revestir de dignidad como de una baño de Gold Field se tratara, la que lavara nuestra reputación, ya no nos llamaran vago con título; la llamada  a la gran carpa, al big show, de que al fin somo bigleaguer y no unos piches clase AA.

Es la llamada que nos va a dar un fresquito de gloria que refresca el alma, en donde nos  arranca un yeeeesssssss, un yaba yaba do, un yahoo, un coro de aleluyas.

Por esa la paranoia, la pesadilla de tener siempre y prendido el celular, mantenerlo que nunca se dañe, que nunca se apague, como la llama olimpica; por que los minutos que pueda estar apagado pueden ser los minutos en que el cielo te estaba llamando, una septima trompeta, entonces te vas a tener que calar todo tu apocalipsis de infamia y pava hasta que la muerte de salve.

Algunos tienen suerte y los alcanza la llamada millonaria, otros se fosilizan esperandola; depende de muchas cosas: suerte, palanca, milagro, meritos; no se por qué lado reventara pero hay que buscar acelerar esa llamada.

¿Y TÚ TODAVÍAS ESPERAS LA LLAMADA MILLONARIA? O YA TE LLAMARON

SE ACABÓ EL MITO DE GUAYANA


Similar al Sueño Americano, era el Gran Sueño de Guayana. Cualquier persona que llegara por estos lares, rapidamente prosperaba, conseguía empleo y le daban una casa a crédito. Y no era por obra de la superchera pseudo leyenda de que al comerse la cabeza de la sapoara te casabas con una guayanesa, esa historia parece una de los tres cochinitos y el lobo. Muchas son las historias de personas que vinieron a pasar unas vacaciones y ahora ya están jubilados, dos negocios, tres carros, siete muchachos y veinte nietos.

Así que crecimos con esas historias, en medio de una ciudad próspera y benevolente con sus hijos; para que irnos a otras ciudades y si estudiabamos afuera, regresabamos, por que ibamos a tener nuestro puesto vitalicio.

Pero creció la ciudad, se multiplicaron las personas, pero no los puestos de trabajo, que siguieron estancados en los años 80. Toda esa abundancia de la Venezuela Saudita, de corruptelas y de cogollocracias, terminaron haciendo mella. Todo ese delirio de la industralización aguas abajos del acero y del aluminio se quedó varado en la biblioteca de la infamia.

La otrora ciudad mejor planificada de latinoamerica y creyéndose una de las mejores del mundo en ese aspecto. La que había sido planifica por los mejores planificadores de harvard, ahora es un mar de eternos conflictos, no falta un día en que hay una huelga, una quema de caucho, un sindicalista muerto, una huelga de hambre; sea este un pensionado, un jubilado, un desempleado, a alguién que botaron de su trabajo. Parece que que como a Ciudad Guayana la hicieron los trabajadores estos mismos por no seguirles dando lo que antes les daba, serán los que la destruirán.

Así que lamentablemente se acabó, se esfumó, pasó a la historia, “el Gran Mito de Guayana” Así mismo, se agotó, ese tanque no da para mas nadie, por eso es que se están matando los pocos que están mamando de esa tetica.

Yo no se que se van a hacer cuando se termine de construir la represa de tocoma; se fregó todo el mundo, así SIDOR la hayan estatizado, así vuelva a contratar los 30.000 trabajadores que tenía antes, nos estamos volviendo chinos, somos muchos y esa muchedumbre está acabando lo poco que queda; somos langostas canibales, con grandes titulos que no pasan de ser unos simples pergaminos.

Pero cual sería la solución, emigrar. Salir de este caos de impotencia y desesperación para ir a un escenario de incertidumbre plagado de menos oportunidades. O se tendrá que buhonizar, bodeguizar, taxidizar toda la ciudad; en una ciudad en la que yo te cambio un brebaje de herba life por siete carreras que te debo; o te doy unos “nai” de La Hoyada por la cuenta que te debo de la bodega.

Será que ante toda esta recesión, de un mercado laboral nulo, de hordas de profesionales al borde de la paranoia, irá a nacer una ciudad cubierta de miles de iniciativas novedosas y exitosas, consentida de los inversionistas y de los capitales. En donde los desempleados hayan renacido en emprendedores.

No se si esta pesadilla, se torne en un final feliz. Pero hay que buscar un plan B

EMPRENDER ES EL RETO!!!

DEFINITIVAMENTE

¿MERCADO LABORAL O MERCADO SALVAJE?

¿MERCADO LABORAL O MERCADO SALVAJE?

Si revisamos el concepto que nos da Chiavenato acerca del Mercado Laboral o mercado de Empleo, el cual “está conformado por las ofertas de trabajo o de empleo hechas por las organizaciones en determinado lugar y época” Podemos darle varias lecturas para poderlo entender a la realidad actual de nuestra querida Guayana y Venezuela en General.

Si le damos vuelta a eso del mercado laboral como un cubo de rubik, tendríamos que ser unos genios o más bien autistas para resolverlo. Ya que para el común de los mortales o los que tienen los pies bien puestos sobre la tierra, este misterioso mercado parece no tener solución, es a la vez maligno y salvaje, o sino pregúntale a alguien lo que es pasar tres años de graduados matando solamente tigritos.

Algunos expertos dirán que existe actualmente una fuerte recesión en dicho mercado, al rompe, no hay chamba para nadie mi hermano, solo para los sortarios quizá o a los que Dios Padre le irradie su misericordia.
Esta extraña, amorfa y malvada institución laboral, es la encargada de que ni siquiera te acepten tu curriculum ni en helados EFE, ya que no hay plazas de trabajo para nadie, no hay ofertas de empleo disponibles y la cuestión se agudiza con los miles de egresados cada año en las universidades; la competencia por los tres tristes carguitos que te lanza el fulano ese mercado lo tenemos que pelear con esa gran jauría que se llama el Mercado de Recursos Humanos (tantos mercados me está haciendo creer que esto parece un MERCAL cualquiera).

Entonces parece que como cualquier mercal, no importa cuan temprano te levantes, siempre vas a tener como a 100 delante de ti; no importa si eres honrado y respetuoso de las normas, siempre se te va a colear alguien, y como el ahijado del sobrino de la cajera que se te adelanta así mismo aparece un paracaídas que te tumba el puesto a última hora. Y que cuando ya crees que vas a conseguir tu tesoro del Caribe, resulta que ya se acabó todo.
Entonces tendré que ser un San Jorge o un Hércules para derrotar a ese dragón, a esa hidra de mil cabezas que es el desempleo, lleno de vicios y viles artimañas.

Es aquí en donde cabe preguntarse que este mercado laboral no será más bien un mercado de salvajes y que como en el universo de J.R.R. TOLKIEN está poblado de algunas criaturas algo asombrosas, llámese taxistas, buhoneros, impulsadoras, bodegueros, amweistas, herbalifeistas, perrocalenteros y demás; en donde existe una cruda competencia entre todos estos para alzarse con esa ollita de oro tan preciada, buscada y deseada como lo es ese carguito; el oasis, el paraíso perdido, la gallinita de los huevos de oro, la tan ansiada estabilidad laboral con todos sus beneficios sociales al muy estilo de Beverly Hills 90210.
¡Sigamos luchando!