El Fenómeno Del Buen Samaritano Laboral

 

 Así como aquel Buen samaritano que socorrió a aquel desvalido, a quien nadie se había conmovido a auxiliarle, en el ámbito laboral se erigen personas como “Buenos Samaritanos Laborales”, almas caritativas que se conmueven por las penurias y las miserias que vive el desempleado, cual leproso en el mercado laboral. Hasta aquí, se observa que ante la vorágine entre la descarnada competencia para lograr contar con un pase para ese paraíso de la estabilidad laboral, todavía existen estos ángeles redentores.

 Oh, que bienaventuranza que un desafortunado desempleado sea bendecido por la ayuda de uno de estos altruistas; lo que la suerte, el ángel, la chepa o el nacer mantillado no hubiera logrado en años de viacrucis de desempleo, quedaba resuelto por la acción cuasi divina de estos celestinos laborales.

 Pero quiénes son estos Buenos Samaritanos: mitomanos no diagnosticados, delirantes de fantasías de agencias de empleo itinerantes: algún familiar, un amigo cercano, algún conocido que gozan de llenarte de ilusión, prometiendo paraísos de beneficios sociales de vértigo, empleos codiciables como el fruto prohibido y otras florituras mágico-religiosas; en donde cada vez que te ven, te aseguran el fin de tus penurias, el pronto llamado en que su astucia y don de gente lograron conseguirte un envidiable empleo; pasado el tiempo, dos meses, desdieseis meses después, te vuelven a contar el mismo cuento: “espera la llamada” “ten activo ese celular” “no te comprometas con nadie” “ya se te va a acabar la peladera” y el pobre desempleado que estaba sin esperanzas, casi ateo de sacrosantas estabilidades, vuelve a caer en sus marañas de delirios de pleno empleo.

 De esta manera, este personaje, resulta ser un buen samaritano perverso; que disfruta de tus anémicas alegrías y alimenta su ego y su sadismo a costa de tus disfunciones económicas; en donde por mucho tiempo mantiene su juego hasta que te das cuenta que eres su hazmereir.

 En conclusión, es dificultoso diagnosticar a este Buen Samaritano Laboral; existe una delgada línea para distinguir a este sádico personaje del que verdaderamente quiere ayudar. Se necesita mucha pericia para entresacar lo precioso de lo vil y así llegar a ser favorecido por este Santa Claus Laboral.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s