No me vuelvo a fanatizar, totalmente para qué

Luego de un análisis introspectivo, exhaustivo y asertivo, se puede aseverar que ridículos nos ponemos cuando entramos en
el terreno del fanatismo, llámase equipo deportivo, partido político o alguna otra causa perdida como ecología,  ser vegetariano o caer más bajo aún como ser amantes de los gatos.

¿Pero por qué esta nota de amargura? ¿por qué no volverse a fanatizar? Porque después del efecto analgésico y placentero que pueda producir estas desaforadas pasiones, viene el despertar, el abrir los ojos y es allí que tomamos en cuenta que no vale la pena el precio de ese momentáneo efecto orgásmico, por las altas facturas que cobraría la implacable realidad.

Actualmente regresó el opio del pueblo, el béisbol, el cual viene a sustituir la orgía opiácea que fue la campaña presidencial. Ya los caraquistas y magallaneros, comienzan a reclamar su atención mediática y se inicia la banal pseudo rivalidad de estos compinches del raiting y de las ventas de la boletería.

Los eternos rivales o el cascarón de venevisión para justificar una transmisión televisiva. Desfile de orgullosos vencedores fanáticos al día siguiente y de valientes perdedores escatológicos que henchidos de gallardía afirman: “ese es mi equipo, gane o pierda y no lo cambio por nada. Magallanes pa’ todo el mundo” y deja escapar un gritico de orgullo amanerado y da muestras como si fuera a soltar una lagrimita.

Es así que nos unimos a este rito social, nos apegamos a esta arista de la cultura pop venezolana y tomamos un bando; caraquista o magallanero, ser o no ser, o si eliges un tercero tienes que justificarlo con una partida de nacimiento o eres tachado de desertor de algunos de estos oligopólicos del béisbol. Por supuesto no es un delito vestirse de pelotero los siete días de la semana, estimular a la industria textil y buhoneril del país, que bastante falta le hace diversificar el consumo interno porque no sólo se va a gastar lo poco que no se comió la inflación en amazon y la lechuga verde.

Se podría decir que no es dañino fanatizarse sanamente por algún pasatiempo o alguna otra causa, mientras no te vuelvas un yonki de las mismas y lo conviertas en el opio central de tu vida. Tremendismos aparte, seas yonki, geek, freaki o no quiera Dios un talibán de estas vanidades, hay que tener mesura, dominio propio, no permitir ser alienado por estas causas vacuas, de cuestionables partidos políticos, de corporaciones chupasangre, para el cual solo somos idiotas prostitutos que le servimos para depositarles un voto o en su lugar zombies come pasión por la pelota.

Entonces para sobrevivir ante la vorágine de la convivencia social y no ser tildados de ermitaños, gruñones antisociales, loser, aburridos y anticuados y demás epítetos denigrantes, pero tampoco volverse unos loquitos; hay que someter cada una de estas pasiones deportivas y políticas, principalmente, ante el ridiculómetro y el cursímetro, para medir hasta que medida estamos siendo unos soberanos ridículos y idiotas cursis, cuando defendemos quijotescamente esas pasiones corporativas y esas causas demagogas. Por supuesto estos artilugios se pueden comprar, abonando sentido común, cultivando la madurez y valiosa sabiduría, en nuestra vapuleada cuenta de la cordura y de la prudencia.

De esta manera, luego del carnaval político de las elecciones, de corazones de mi patria victoriosos, de soberbios caminos unigénitos truncados, de icónicas gorritas tricolor, de depresiones post traumáticas electorales; va a ver corazón de Caterina Valentino para apasionarse a otra causa banal y mediática como el béisbol. Quizá para el próximo año, cuando el despecho se haya disipado y se quiera adormecer un poco la realidad con una banalidad contagiante que a la final no defraude mucho, al menos si eres de los tiburones.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s