El Valor de la Austeridad en la Vida de un DESEMPLEADO

Ante todas las situaciones de la vida se tiene unos valores o antivalores según sea el caso, en la atribulada situación del desempleado se adopta el valor de la austeridad que para muchos solo se traduciría lo más prosaicamente posible como estar pelandobolas.

Pero es que se tiene que ser muy austero, presindir de muchas cosas. Claro, no vas a prescindir si no tienes a donde caerte muerto te dirían.

El ser una persona austera, también se traduciría a ser una persona ahorradora, que guardas cualquier centavito de fuertes que caiga en tus manos; que te vayas caminando para no gastar pasaje, taxi, ¡Por Dios! en que estás pensando, esa es una blasfemia de pena capital.

También ser austero significa que para comer en la calle, en un restaurante o comer en cualquier calle del hambre de la Republica Bolivariana, solo lo harías si tienes buenos amigos, pero muy buenos amigos; los cuales siempre te salven la vida y te saquen las patas del barro. Así que el que no tiene esos amigos, el día que vaya a un restaurante va ser el propio indio en la ciudad  ¡pobre seres!

Son tantas las historias tristes que se escribirían: las crónicas de un pelabolas anónimo, las cuales serían más famosas que la Iliada.

Así que no hay lujos, ni jevitas, ni ir al cine, ni pizza hut, ni burger king, ni wranger originales, ni cable, ni internet. Todo tiene que se barato, pirata y mercalero.

Por todos estos cuadros deprimentes es que no se ponen arbolitos, no se celebran cumpleaños, se compra un par de zapatos al año, se come carne cuando algún pana se metió a cuatrero, una camiza te da para vestirte por unos cuatro años. Casi unos cubanos son los desempleados.

Cambias de ser individualista, egosita, egolatra, egocentrista y fiel consumidor capitalista en el más acerrimo socialista, comunista; gran usuario de los infocentros, mercal, cdi, becarios de cuanta misiones lismoneras existan.

Te da grima el ver tanto derroche, gastos innecesarios, como otros compran un perrito  como si fuera un principe europeo, gastar en una cajita feliz cuando se pueden comprar tres pollos en el mercal; gastar en un levi cuando se puede comprar cuatro pantalones de ureña y dicen igual de levis.

Y cuando cae un aguita, que es como una vez al año, se tiene que estirar esos churupos como hombreelastico, para que te alcance pa’ siempre. Allí es donde pones en práctica la austeridad, que teniendo unos duros te restrinjas de gastar, de seguir viviendo igual como antes, de no volverte loco y patear a todo el mundo por que ahora tienes plata. No, sigues igual, calladito, hecho el vuevarin, para que sigas de austero, para que guarde para los tiempos malos, igual a la leyenda de la hormiguita y la cigarra.

Así que señores y señoras, son ustedes austeros o no.

Anuncios

Un comentario el “El Valor de la Austeridad en la Vida de un DESEMPLEADO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s