POR QUE SIEMPRE LOS BODEGUEROS SERÁN UNOS AMARGADOS

Eso es así, todo buen bodeguero que se precie siempre estará amargado, sea hombre o mujer, adulto, viejo o joven, es una condición nata de ser bodeguero; un sello, una estampa inconfundible, que si no se cumple, estamos ante un alien que se comió nuestro vecino.

Por eso aquí en desempleadoenguayana analizaremos este fenómeno social y laboral que ocurre en nuestras barriadas, el cual es digno de diagnosticar y posiblemente atacar, claro si somos valientes y estemos dispuestos a soportar las furias de nuestros amargados bodegueros.

Antes que nada, es necesario tener un poquito de empatía con nuestros bodegueros, veamos bien que casi siempre son hombres de la tercera edad, o sea viejos los que siempre se meten a abrir bodegas, los jóvenes prefieren más meterse a buhoneros o a taxistas para levantar las jevitas. Y si son jóvenes los que atienden es por que es una obligación que deben de atender la bodega, ya que es el negocio familiar, en donde se paga el kínder de tu hermanito, la escuela de tu hermanita, el liceo de tu hermano y la universidad para ti. No hay para donde coger entonces.

Así que para el bodeguero le sabe a miércoles lo de la atención al cliente, lo del control de precios, que lo que “el cliente siempre tiene la razón”, sus máximas son: “hoy no fío mañana si” “así te pones como un corderito cuando vienes a pedir fiao y así te pones como un bufalo cuando te voy a cobrar lo mío” “no se fía y punto” O sea su afán es presentar toda una guerra psicológica y mediática contra los fiadores, ponerle malas caras para que les tengan miedo. Pero siempre al final les ganamos y le metemos un fiao de unos 3 mil fuertes y más nunca le pagamos. Por eso para el bodeguero todos los que van a comprarle son sus enemigos, quieren arruinarlo, le tienen envidia, le quieren robar su paz mental; por eso cuando vas a comprarle lo haces como pidiéndoles disculpas por molestar al señor ogrobodeguero, los propios shrek de la bodega, por osar molestar su frágil tranquilidad y no dejarlos ver su telenovela de turno.

Algunos bodegueros son sadicones, o sea lascivos y lujuriosos, medio pederastas y pedófilos, en venezolano unos atacones; pretenden cobrar sus deudas de harinapan y blancaflor con favores sexuales a las clientas más buenotas. Son todas unas joyitas. Atienden la bodega semidesnudos—sin camisa—te hablan golpeao, te zumban la mercancía y ay si te faltó vuelto, mejor te fueras quedado callado, te sacan un machete y si son bodegueras se vuelven unas tigras parías.

Igualmente no es necesario abrir una radio comunitaria en el bario, ni un periódico, ni mucho menos un blog; solo es necesario sacarle información al bodeguero; ese lo sabe todo; desde quien le pega cacho a quien, quien se empató con quien, el nuevo novio con carro de la vecina, a quien botaron de la guardia, a quien despidieron, quien golpea a su mujer, quien vende piedra sino es el mismo, quien muchachita inició su vida sexual. Lo sabe todo, de la vida laboral, social, espiritual, familiar, intima, sexual, emocional, política y cultural de sus vecinos, unas enciclopedias del chisme y de la calumnia.

Por supuesto que hay bodegueros panas, estilo Robin Hood, que les fía hasta a los recogelata, que está en todos los velorios y patrocina los café y los sanduches y presta su ranchera para llevar a los vecinos al entierro, que te atiende a las 24 horas del día, le vende las bebidas espirituosas a los borrachitos a las 2 de la mañana, te empeña los sarcillos de gold field y el seiko chimbo. Pero siempre muestran su amargura así se esfuercen en ser solidarios.

Pero por qué esta amargura, ese obstinamiento tóxico y virulento, ese odio visceral a todos los niños. Presentan una frustración memorable y un sentimiento de loser enfermizo. Así que todo ese odio que les sacuden a los clientes, como si fueran prisioneros de sus bodegas, culpándonos como si le hubiéramos maldecidos por alguna esotérica maldición gitana. Resulta en un fenómeno cósmico, una locura de explicar; como alguien que vende bastante en el día, que gana más que un maestro y un médico juntos, anda con una furia de solterona. El problema no es económico, parece que está implicado el factor estrés, un estrés post-traumático de guerra o de catástrofes terrestres. Una maligna presión social, de aguantarse a toda la comunidad, en el que consideran al bodeguero el culpable de todos los males del barrio, el muñeco de judas; el acaparador, el sanguijuela, el sádico, el oportunista, el chismoso; el drácula entonces, todo un psicópata vendedor de pepsicolas y bigcolas; el blanco de todas las envidias, de todas las brujerías y maldiciones de tutankamon. Un don lacra que te vende medio kilito de azúcar y una papeleta de café todas las tardes con esa sonrisita de chupasangre.

Pero todo ese resentimiento social, solo tiene una explicación, ese bodeguero prefiere romperse los lomos y conformarse con 15 y último y no estarse todo el día en su casa como enfermo terminal y esa bodeguera está hastiada de ser ama de casa y bodeguera, prefiriendo estar todo el día en una tienda o limpiando en una oficina. Ellos quieren ser empleaduchos y no dueños de su negocio, aunque nieguen esto así es.

Así que en estos empleos o ocupaciones de nuestro pueblo, podemos ver que hay desempleo parejo, vamos a tener que dignificar estas ocupaciones, profesionalizarlas, darle atención social, así como están haciendo con las farmacias que están siendo compradas por grandes cadenas y transformadas en franquicias.

Así que

¡¡¡FRANQUICIAS DE BODEGAS YA!!!

Anuncios

10 comentarios el “POR QUE SIEMPRE LOS BODEGUEROS SERÁN UNOS AMARGADOS

  1. Ni en las franquicias atienden bien. En éstos días tuve una ligera “discusión” con el gerente de un McDonalds porque no me querían dar el vaso de Coca-Cola ya que supuestamente “no lo pedí cuando era y ya me habían facturado”, es incluso peor que una bodega.

  2. Pingback: El Efecto C.S.I. « Desempleado en GUAYANA XD

  3. Pingback: La Engreida Omnisciencia en los asesinos en Series « Desempleado en GUAYANA XD

  4. Pingback: ¿Quién es JAIMITO? « Desempleado en GUAYANA XD

  5. no es cierto compa yo era bodeguero por mas de 5 anos y siempre estaba contento y disfrutaba cuando los clientes venian al negocio relajaba y hablaba mucho con ellos

  6. Vea yo soy bodeguero desde hace 10 años. Ya tengo 22 y soy estudiante universitario. No es por nada pero este trabajo es sumamente estresante, pero gracias a Dios no me consideran un vampiro en el barrio, al contrario me respetan como a todos. Eso si no soy amigo del chisme y el respeto va por ahí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s