CAMBIOS QUE PASAN ALGUNOS CUANDO COMIENZAN A TRABAJAR

Cuando estaban desempleados eran los más amables y serviciales amigos y vecinos, aunque algo deprimidos en algunas ocaciones; pero te visitaban constantemente, a amigos, familiares, visitaban a  compañeros de univesidad; cuidaban enfermos, donaban sangre, ayudaban en las mudanzas, decoraban arbolitos de navidad, se ofrecían voluntariamente a amarrar a las hallacas, a sembrarte el maiz en tu conuco, a moler el maiz tierno para las cachapas, a cobrarte los cheques del banco; unas maravillas de personas, en las que todas las viejecitas los llenaban de bendiciones de que consiguieran trabajo rapido y una buena pareja.


Hasta que… consiguieron trabajo.

Al no más cobrar su tercera quincena, se vuelven los más echones del barrio, en donde ya nadie los puede localizar; cambian de celular por que los fastidiosos del barrio y de sus “ex-amigos” lo cargan ladillao pidiendole que les haga una segunda para que les meta su curriculum.

Si señores, luego de veranos de fenomeno el niño como desempleados, consiguen un buen trabajito y se ponen engreidísimos los mismos, mandones y tiránicos. En donde rompen todas las promesas hechas de “cuando consiga trabajo voy a ayudar a mis hermanitos” “cuando consiga trabajo voy a ayudar a mamá a tirar esa placa”

Parece que el nuevo empleo los enferma, los cambia o les hace sacar su verdadera naturaleza. Si cuando andaban pelando eran una alma de Dios, un angel, una maravilla, un corderito; ahora resulta que con unos billeticos que se ganan en la quincena se vuelven unas bestias, odiosas malimañas egoístas, que se enemistan con todos sus amigos y familiares y adopta a otros similares a él o ella.

Por supuesto que habrá sus excepciones, en los cuales al estar en la buena comiendose las maduras, honran sus compromisos y promesas. Pero ahora solo hablemos de estos bestias.

Estos señores y señoras, o dones, si consiguen el trabajo soñado: no visitan a la mamá, ni la llaman y si viven con ella, se mudan. ¡QUE RATAS! Y además alegan, que no tienen tiempo. Y es allí en donde todos empiezan a pensar que mejor se fueran quedado sin trabajo, pelando sí, pero sin venderle el alma al diablo.

Así que estos nuevos ricachones, solo lo que hablan es de riquezas y grandezas; de apartamentos en la playa financiados por el banco; de que me voy a comprar otra “nave” “que te parece una tribleizer” te preguntan con esas bolas, cuando tu viajas en los autobuses gratis que pone la alcaldía o en la bicicleta de reparto de tu tío abuelo que curiosamente nunca tuvo empleo por que no estudió; hacen alarde de sus grandes vacaciones a orlando, a margarita, a la colonia tovar, y te preguntan “nos ha ido” en donde dan ganas de empalarlos–buscar significado– Es como si te comieras una pizza delante de unos niños de la calle y le dices que si ha probado eso y ne le das nada, eso es también un tipo de crueldad, al que llamaremos “CRUELDAD LABORAL”. Así son Puras echaderas, puras pintas, las mejores naves.

Pero que le hacemos, será un virus, que no perdona a nadie en donde todos los desempleados sucumben o es parte de la naturaleza humana que es así de perversa. Habrá que probar.

Bueno mucha precaución y pilas

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s