LOS CHULETEROS SIEMPRE CONSIGUEN PRIMERO Y LOS MEJORES TRABAJOS

Aunque hubieramos hecho un voto de honestidad y integridad, y hayamos sido los más castos y honrados no copiones de la universidad y nos dieramos golpes de pecho diciendonos que esos 5 y 6 valían su sangre y sudor, porque no eran como los otros que se sacaban sus 8 y 9 a fuerza de sus pupitres inteligentes(pupitres + chuleta) Nos decíamos que esos huevos quebrados se iban a estrellar bien feo, se la iban a ver bien negras, en las entrevistas de trabajo iban a estar como perro en platabanda.

¡Puffff! Pobres loquitos. Piratas, Loser.

En cambio los que habíamos hecho ese pacto honorable, místico de no copiarnos, ni piratear con todas las materias en toda nuestra carrera universitaria; ya nos creiamos vencedores, herederos de una casta de ganadores, todas las ventajas y los mejores cargos serían para nosotros; pero para esos copiones de m… irían administrar una confitería lo más exitosos. Creiamos que eramos parte de alguna ocultista y mística fratenidad universitaria en la que todos sus graduandos llegaban a ser jueces de la república, gerentes generales, CEOs de Apple o en su defecto de Windows, asistentes de Donal Trump. Pero sin nada de ocultista ni nada de eso, lo podíamos hacer tan solo sin copiarnos.

Eso fue en la hádica (perdóneme la DRAE) y utópica universidad, donde teníamos esos sueños mojados o mejor dichos “laborales” en donde nos creíamos caballeros armados venciendo a la miseria que nos tenía oprimidos. Ibamos contando esos semestres con ansias, como cuando eramos niños y queríamos llegar rapido a la pubertad.

Hasta…

…Y llegó la graduación…

Y vimos con asombro que todos aquellos copiones y chuleteros, no más terminar su pasantía lo dejaban trabajando de una, no se con que meritos, no se si eran unos genios que no necesitaban de teorías de Maslow, de Ford y de todos esos dinosaurios. O era que estabamos equivocados y los tontos eramos nosotros, los que perdimos el tiempo, aprendiendo con una vela todas esas cuentas de contabilidad, todas las formulas químicas y físicas del universo.

Pero allí estaban, pegaísimos, con sus cargotes, los más grandes flojos de la universidad, en cuantos trabajos no lo metimos y ahora se escondían para poder entregarles un amarillento curriculum.

La envidia que deberíamos tener era poca y pequeña para el sentimiento que nos embargaba; era una emoción atómica y ardiente contra nosotros mismos por ser tan bolsas y no copiar ese comportamiento de ellos, los cuales les llevó al éxito.

No sabemos si es una injusticia más o que estos nacieron enmantillados. ¿ellos nacieron con estrellas y nosotros estrellados?

Se que todos tienen oportunidad, pero si estos eran los que se aparecían cuando ya se iba a acabar el semestre pidiendo que los metieran en los trabajos, y no se de que manera luego los veiamos inscribiendose, de que manera pasaban, pero ahora como conseguían trabajo. Será que serán alienígenas o que sabían hipnotizar, no le encuentro una explicación lógica y sana.

Total hermanos desempleados continuaremos luchando con este monstruo que se llama el desempleo o los que los especialistas llaman la recesión del mercado laboral.

A continuar desde nuestras trincheras o mejor dicho desde nuestros puesticos de buhoneros, o vendiendo herba life, de recolector de autobuses.

Hasta que llegue esa llamada millonaria.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s