LA PALANCA

“Alli solo se consigue trabajo con una palanca” “Ese entró por palanca” “Palanqueame ahí con tu tío para poder entrar” ¿Han escuchado estas expresiones?, por supuesto que sí, eso es parte de ser venezolano; se necesita palanca para encontrar novio o novia, conseguir algún beneficio, una rebaja, obtener algún cupo en un institución educatica o militar y también para conseguir empleo.

De acuerdo a la chuleta.net, PALANCA es: “ayuda o recomendación para conseguir un trabajo, posición laboral o algun otro tipo de beneficio.”

Antiguamente, seguramente en la Venezuela del primer CAP, con solo tener una buena palanca, ya se tenía el éxito asegurado; Si mi papá tenía un buen compadre aunque sea un piche concejal, podíamos saborearnos el éxito desde 7º grado.

La historia avanza pero parece que las mejoras laborales retroceden, así sucedió con la otrora toda poderosa palanca venezolana; un totem mágico-maravilloso, revestido de un poder social de convencimiento, más poderoso que las redes sociales de Amway, Herba Life, Facebook juntas; en donde solo se requería decir que el primo segundo de tu concuñado era padrino del ahijado del suegro de guardaespalda del suplente de tal diputado.

Todos estabamos inscritos en alguna de esas enmarañadas redes sociales de palanqueo; claro que no le decían redes sociales; solo se decían a quién conoces tu, tienes algún familiar en el gobierno, o conoces a alguien que si.

Así para lograr el éxito laboral, no existía eso de la meritocracia, eso era para los pendejos; palanca para todo el mundo, sin palanca no tenías vida, no podías sobrevivir en esta voragine.

Palanca es para lo que los gringos llaman NETWORKING= traducido, red de trabajos, o red de contactos.

Total, conseguir una palanca era infalible, necesario; eso de curriculum, buenas calificaciones, Summa cum laude resultaban en pura paja: EL flojo, el tracalero, el palanqueado eran solo lo que tenían éxito.

Pero para bien de muchos, eso también se les acabó.

La todapoderosa y infalible palanca en estos tiempos resulta en una poleita pichurria. Se le acabó su magia, su soberbia y prepotencia. Aunque siguen invocandola como adolescentes consultan  ouijas, ya no surten efectos como antaño,; ya no importa si mi mismo tío es Gerente de una empresa, la única manera que funcione una palanca labolar es que te palanquee el mismisimo gobernador o el presidente, algún ministro. Cualquier supervisorcito, superintendente, analista, o un Gerente, ya no tienen ese poder de incumbrarte hacia la gloria.

Cuál sería la solución si  teniendo lo más altos meritos académicos no se consigue empleo y si apelando a la venezolanisima, mítica y sacra palanca tampoco, qué remedio nos quedará, ¿comprar un reporte? Por que la cuestión está peliagudísima, pelúa y retracomplicada.

Montar una cooperativa para estar gastando pasaje en sacar un documento, un requisito y volverlo a sacar el próximo mes por que  ya está vencido, no es la solución.

Montar una bodega ya no es rentable, con tantos mercales, PDVAL y sapos de los consejos comunales queriendote poner el guante. Tampoco

Taxista, si eres suicida y cobarde, si quieres matarte pero no lo quieres hacer tu mismo, entonces solo espera que cualquier malandrito piedrero de algún barrio necesite comprar ahora perico y se antoje de tí.

Esto es un laberinto, un maldito sudoku sin solución. Como se supone que me voy a comprar una Tucson.

Anuncios

2 comentarios el “LA PALANCA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s